miércoles, 10 de diciembre de 2008

La gran manzana

Muchas veces me he preguntado si una manzana no fue un precio algo bajo por el Paraíso. Quién sabe cómo ella se convirtió en el importe para el mayor de los deseos: querer ser como dioses. Quizás haya sido el intenso color de su piel fina, o su forma rotonda, que en sus extremos adquiere sinuosidades de reminiscencias femeninas. Lo que parece descartable es que este privilegio provenga de su sabor, que siempre me pareció por debajo de su fama.

Es verdad que la antigüedad suele ser un factor decisivo a la hora de las soberanías. Y en este caso poseemos un dato mensurable que tiene la frialdad que los números otorgan, lacónicos, como una sentencia inapelable. Es difícil que algo pueda ostentar un cultivo tan ancestral, que se calcula en unos 15.000 años. Épocas hundidas en el primer albor de lo humano, en las orillas de los simios. Su origen se supone en el áspero Cáucaso, pero pronto hay noticias suyas en los inundados verdores del Nilo. Los años son una fuente segura de prestigio.


Sin embargo, no solo el tiempo entreteje el poder. Los reyes siempre han buscado un origen antiguo, pero también enmarañar sus raíces entre divinidades que desbordaran la cronología. La augusta manzana pronto se entremezcló entre los dioses paganos y fue el premio de la famosa disputa de las mujeres olímpicas. En una improbable versión dorada fue el trofeo que recibiera Paris por actuar de juez en aquella frívola disputa femenina. El fallo en favor de Afrodita fue la causa remota de la desgracia de su estirpe, que se perfeccionó mas tarde con el rapto de Elena.

A pesar de sus impresionantes pergaminos, la manzana se presenta humilde, con ese tipo de modestia que solo poseen los que están íntimamente seguros de la valía de su estirpe. Aparece siempre lista para ser consumida sin rodeos, provista de una cáscara comestible, que paradojalmente es la que sostiene su fama. Esta fina piel reivindica la profundidad que esconde siempre la epidermis. Separarla es una tarea que requiere de pericia y pulso firme a la hora del cuchillo, y es también un acto vejatorio. Una manzana pelada pierde toda su fascinación, como un príncipe al que hubieran desnudado unos rabiosos jacobinos de alacena.


Como sucede con las cosas que se nutren en demasía de su aspecto bello, la manzana es una fruta propensa a las traiciones. Aquellas de un rojo parejo y oscuro pueden ser decepcionantes a la hora suprema del alimento. A pesar de tener menor reputación, prefiero esas bastardas verdes, cuya acidez parece sacudir de una siesta a las adormiladas papilas. De todos modos, señal última de nobleza, ninguna de las innumerables variedades podrá ser jamás consumida hasta el final, ya que el centro siempre se resiste tercamente, prefiriendo un destino de tacho de basura al de nuestras recónditas entrañas. La realeza prefiere el olvido a ser devorada totalmente por las muchedumbres famélicas.

La manzana cuenta desde siempre la historia del deseo que, lejos de ser espontáneo, es una lenta construcción humana. Ella es ese objeto que promete conquistar un mundo, pero que, una vez mordido, nos revelará implacable la severa realidad de nuestros límites. Espejo que alumbra quiénes somos, con toda la luz de la manzana.

16 comentarios:

La condesa sangrienta dijo...

Maravilloso texto, perfecto como una manzana.
Beso!

Estrella dijo...

Tanto para decir de la más común de las frutas. Una delicia de texto, tiene razón la condesa.
La manzana sobre el escritorio de la señorita maestra, ¿de dónde habrá salido esa imagen?

marmottan dijo...

Lindísimo texto. Cuantas cosas se hacen con la manzana !!!! pienso en una exquisita tarta de manzanas y en el calvados.Se me ocurren la manzana de Newton, la manzana de las luces, New York, apple computer y mi preferida,la manzana de Blancanieve.

La herida de Paris dijo...

La perfección de la manzana procede, a mi juicio, mas de la cultura de la naturaleza. Y eso es algo que siempre celebro.
Saludos y gracias por los aportes a este fruto portador inagotable de sentido.

Lagarto dijo...

A todas estas definiciones se puede agregar la utilización juvenil de esta palabra sin un sentido del todo definido tan bien representado en uno de los videos de Peter Capusotto.

Mary Poppins dijo...

no te perdon. Disculpe la confusion

No se siquiera como pude y a est altura es irrelevante.
Son os primeros coletazoscuando empiezo a leer nuevo blogs.

Cuando empece el mio OCT"07 habia uno "Simpaticay puntual" que creian eran dos chicas.

Despues aclaro, trdo unos dias esos si

A lo que importa: la manzana cuenta la historia del deseo, construccion humana y que cuando alcanzado (mordido) muestra su limite -yo diria su propia muerte-.
Me quedo pensando en el concepto de deseo

invitado por casa cuando quiera y disculpe de nuevo la falta de atencion

Mary Poppins dijo...

perdon el tipeado, no me anda el teclado bien

El Cochinillo exquisito. dijo...

Manzana, pisada y con miel.
Bajo una frondosa parra en brazos de mi padre, quien tambien comia, bajo la atenta mirada de mi vieja en el jardín.
Me llevaste lejos...

Exquisitos saludos, exquisitos.

Pd: Gracias por las letras.

janfiloso dijo...

Sin duda alguna, firmo con la Condesa y Estrella. Muy buen texto.

La herida de Paris dijo...

Mary, no te disculpes por una confusión, de la que me siento halagado.
Cochinillo, ¿como hacían para pisar una manzana?, no será mas bien rayada. Yo también recuerdo de haber rayado a mis hijos, cuando eran chicos, en un escueto rayador color naranja. El rayador quedó, pero los pibes crecieron.
Janfi se agradece la adhesión y a todos gracias por pasar.
Saludos.

El Cochinillo exquisito. dijo...

Mas que darle la razón y sonrojarme no puedo hacer, sabe lo que pasa Opi, que madre, decia: "Manzana "pisada" para todoooos" y de ahí la fijación...
Pero claro, es rayada.

Exquisitos saludos.

Y... Manzana "pisadaaaaaa" para todos !!!

Jules Pantëre dijo...

disculpe la intromisión, no quisiera molestar...
pero el mundo blogger es así, tal cuál, alguién lo tenía en su lista de recomentados, y el título de su blog, uf, sepa que soy ferviente admiradora del autor de esa frase...así que fue imposible pasarlo por alto!
Luego leí con mucho gusto y seguiré leyendo!
eso es todo, sólo quería dejar constancia de mis entrometidas felicitaciones!

La herida de Paris dijo...

Nada de disculpas, todo lo contrario, un placer recibirte por acá. Gracias por los elogios y pasá cuando quieras. Spinetta nos une, para empezar no está mal.
Saludos

Angie Angelina dijo...

Herida: En momentos ociosos he tenido discusiones bizantinas sobre la manzana y la perdida del paraiso. He llegado a pensar que la perdida del paraiso fue el pasaje del estadio de simios al de humanos, con la imposicion del incesto, no se lo lei en algun lado eso.
Nada eso. Y coincido con Estre y Conde, muy bueno el texto.

La herida de Paris dijo...

Angie, en ese caso no veo mucho el castigo, ya que al menos yo, prefiero ser humano que simio.
Si bien como humano se sufre, "en este valle de lñágrimas", tiene sus compensaciones.
Beso y gracias por pasar y compartir.

Angie Angelina dijo...

Si, tenes razon, mira no se de donde saque eso, de Eco, en el txt sobre las lenguas edenicas y la torre de babel, o en algo de todorov, estructuralistas, etc.