jueves, 5 de febrero de 2009

Gordo/50

Hubo infinidad de improvisados juegos compartidos, aunque severamente reglamentados para que no sucumbieran destruidos ante una letal sobredosis de fantasía.


Hubo operaciones despiadadas al oso Teddy y trenes armados con paciencia para concluir siempre con un desesperado pedido de refuerzos.

Hubo tiros libres pateados bajo el sol vertical del “campito” con barrera de un solo hombre e innumerables centros a la cabeza con final de pelota mojada en la cuneta.

Hubo el Gráfico comprado de apuro los lunes a la noche y también la mítica redacción de la revista “Los deportes” que documentaba con fotos reales los pleitos dirimidos inclinados sobre la alfombra.

Hubo conversaciones con graves argumentos sostenidos hasta altas horas de la noche, pero cuya potencia dramática se desvanecía con la primera luz del día.

Hubo tardes de “Superacción”, y en el verano, huídas matinales en la camioneta “cebrada” hacia el campamento de “Wameroo”, y también el supremo: “¡hablá Carrizo carajo!”.

Hubo carreras de bicicletas cronometradas con precisión de Seiko y banderilleros en las esquinas para evitar una segura colisión, como aquella célebre que impacto con la silla del tullido vecino.

Hubo que enfrentar, con palmas sudorosas, las durísimas mesas examinadoras de Tintín y también los ingresos a Medicina, de la que sólo quedó el rastro los 4 tomos rojos de la homónima enciclopedia, como un tajo en la biblioteca.


Hubo tardes de estudio adormilado con el temor de ser sorprendidos por los felpados pasos de una abuela vigilante, y también noches matizadas con finas tajadas de bondiola cortadas en la fiambrera fluorescente.

Hubo idas al colegio en 102, que se resistía a obedecer las órdenes enviadas desde las raíces de un árbol chueco y vueltas caminando oblicuos entre las plazas entre una nube dorada de chizitos.

Hubo timbas con una ruleta hecha de cartas de canasta y bajadas impetuosas a comer con los billetes arrugados del “Estanciero” en el bolsillo, por temor a robos arteros.


Hubo pooles en la Cancillería cerrada, bien de madrugada y tardes de sudor esforzado de gimnasio luciendo zapatillas cuya hermosura merecían la ponderación del profesor, y quien sabe, la callada admiración de “la portorriqueña”.

Hubo carreras de F1 entrevistas en blanco y negro, bien de mañana, y fútbol sufrido por radio con goles agónicos logrados con la cábala infalible de ir a comprar medialunas a “Paco”.

Hubo un auto en condominio al que había que correr a tapar las noches de lluvia con una aristocrática bolsa de James Smart y viajes en la noche del domingo para devolver a la monja a su eventual convento.

Hubo tanto entre nosotros que a veces pienso que fue demasiado. En comparación con los primeros 25 años, los segundos estaban de algún modo destinados a una serena palidez.

Quizás no haya mas que “quedarse quieto en la ventana de aquél amor que fue tan grande” como dice el poeta admirado. Pero me resisto a la nostalgia y prefiero un mirar agradecido por tanta vida compartida y por lo que nos quede de ella.

Abrazo y felices 50.

17 comentarios:

La condesa sangrienta dijo...

Qué lindas palabras para celebrar el cumpleaños de tu hermano y el tiempo compartido!
Bienvenido y beso grande.

Estrella dijo...

Un placer mayúsuculo leer esta celebración. En un segundo sentí que estaba otra vez ahí, en las infancias y adolescencias compartidas.
¿Gordo?: ¡Feliz Cumpleaños!

(Y se van juntando los recuerdos, pienso en los abuelos... Estos textos: ahí es donde más estás).

Angie Angelina dijo...

Un texto muy sentido.
Me gustó el "tajo" de la enciclopedia de medicina, el colectivo 102, y muchos otros recuerdos.

Espero tus comentarios de los libros que te llevaste de vacaciones.

¿Estas leyendo Le Goff? ¿Qué onda?
Bienvenido a la ciudad.

janfi dijo...

Me pareció reconocer alguna foto, sobre todo la segunda, aunque 50 está muy lejos de los míos.

Elena dijo...

Como sensiblona que soy, me encanto, muy lindo!!
Espero que algun dia la gorda de mi hermanita me escriba algo por lo menos la mitad de lindo que esto.

Un beso grande y muy Feliz Cumpleaños para el Gordo!!

cate dijo...

Con "gorda" te referías a Vero, no?
No te preocupes que tengo innumerables cosas para escribir sobre vos hasta que cumplas 50, empezando por la compartida de CREPUSSS! Jajaa (sory pa, no te gusta que me ria escribiendo pero era necesario..)

Un beso enorme a mi padrino!

cate dijo...

Me olvidé de comentar que AMOROOO lo que escirbiste, Herida.

Placebo dijo...

Que tal el libro de Le Goff?

La herida de Paris dijo...

El cincuentenario del Gordo (Esteban), fue festejado con serena alegría ayer. Familia, amigos, asado, música y mucha gratitud a Dios, como puntualizó el homenajeado en su breve alocución. Gracias a todos los que se sumaron a los saludos desde acá, aún sin conocerlo.
En cuanto a Le Goff, empecé y terminé las vacaciones con él. Para mi resume todo lo que espero de un historiador. Quizás le dedique algun post mas adelante, por ahora lo resumo con una palabra. Excelente.
Saludos

jachon dijo...

hubiese sido un lindo regalo invitarlo a luis a tocar una zamba con guillermina y a comer un lomito.
nada es imposible.
muy bello el album de recuerdos.
los siento familiares a pesar de no haber estado.
salu!

La herida de Paris dijo...

Todavía siento en mis piernas la pesadez de tanta zamba. El folklore destorza mi ánimo, ya de por si alicaído.

Lagarto dijo...

Aquellos que tenemos hermanos con quienes hemos compartido mucho no debimos hacer mucho esfuerzo para imaginar y representar cada párrafo de tu escrito. Muy bueno como siempre y felicidades.

Gordo Cincuentón dijo...

Gracias hermano. La penúltima vez que lloré, había sido cuando me robaste esos billetes del estanciero en un descuido imperdonable. La vida está hecha de recuerdos y los nuestros son una sucesión interminable de hechos agradables. Todos los que enumerás y cientos más, los tengo tan presentes como si no hubieran pasado 50 años. Un abrazo.

compotadeesperas dijo...

agrego la vez que me pegó una patada y me levantó dos metros por encima del piso. tenía cinco pero todavía la recuerdo, gordo, ya en esa época calzabas 45...
Feliz cumpleaños!

Caia dijo...

qué lindos recuerdos y qué bien relatados, me picó la nostalgia.

magu dijo...

perdón que me meta.......mi marido cumplió los 50 en agosto del año pasado y le decimos "flaco cincuentañero" para que no lo tome tan bajoneante. Todos sus hermanos menos uno (todavía cuarentañero) han tenido recuerdos tan nostálgicos de su infancia, que la celebración para el mio, fue, hacerle un video de todas las series infantiles de los sesenta (la flia robinson, el zorro, los pica piedras, mister ed).
por una buena centuria a todos los que están por atravesarla
magù t de bassetti
http://picasaweb.google.com/fermagubass/MaguYFernando#5310607179606975826

La herida de Paris dijo...

magu, vení cuando quieras, mas si es para compartir cosas lindas.
Saludos.