sábado, 9 de mayo de 2009

A propósito de Mondriaan

Un gran hombre es alguien que crea algo, y son pocos. Uno muy grande es el que sigue creando, después de haber creado. El que no se instala en el territorio ya conseguido, sino que, cómo el Ulises de Dante, le quema el ansia de partir. De estos hay muy pocos, y por nombrar algunos queridos diré Foucault, Buonarotti, Spinetta. Incluso hay quienes lo hicieron aun a costa de un fracaso rotundo. Caso emblemático, Giorgio De Chirico, que abandonó sus celebrados paisajes oníricos para retroceder a un estilo incomprensible.

Pero, además, hay una clase de hombres extremadamente raros, que son capaces de crear contra ellos mismos. Demoler los cimientos en donde ellos mismos están parados. Un crear que no olvida lo hecho, sino que lo destruye. Y no porque lo desprecie, sino movidos por una idea superior que exige un sacrificio extremo. San Pablo, Nietzsche y, claro, Mondriaan. A estos de estatura enorme me atrevo a llamarlos héroes.

Muchas veces me he preguntado cuánta es la deuda que el artista tiene con la técnica. Sobre todo con la consideración del contemporáneo, que está obligado a juzgar sin el reaseguro que otorga el tiempo. Brunelleschi fue admirado por sus vecinos florentinos, no por inventar el Renacimiento, sino por cerrar ese inmenso cráter abierto en su catedral, que los ponía en ridículo. Lo mismo los pintores, que hacían el milagro de duplicar la realidad, y los escultores que transformaban en carne el mármol. Los artistas eran capaces de hacer lo que los hombres comunes no podían. La admiración era un movimiento natural del espíritu, el mismo que nos asalta cuando vemos el gol de Maradona a los ingleses. Esa pregunta que surge del asombro: ¿cómo lo hizo?


Piet Mondriaan era un buen pintor de paisajes holandeses. Retrataba con un estilo no muy propio, pero valorado, molinos, árboles y la humedad de sus países bajos. Después fue a Francia y se dejó influenciar por el naciente cubismo. Fueron épocas de colores apagados y un mundo fragmentado en un espejo roto. Mientras tanto, buscaba un sustento para su pintura que estuviera más allá de las cosas.

Regresó a su tierra y tuvo un acercamiento a esa mixtura llamada teosofía. También amigos ardientes que compartían su inquietud, capaces de convertir una diagonal en un escándalo. Una revista mítica, la fascinación por la música que esconde la aritmética y una idea peregrina que enuncia así: “el arte es una propuesta de representar lo Universal, según un criterio de belleza, que considera a esta como algo que no se manifiesta en la apariencia exterior de las cosas, sino que constituye la esencia del arte, en la medida en que la verdad lo es de la filosofía”. Pero un enunciado no es, ni remotamente, un cuadro.


Un día, después de un largo camino, pero también de repente como suele suceder lo extraordinario, nació el primer Mondriaan. Esa mañana, porque de mañana tuvo que ser, él acabó con su propio arte, es decir, en sentido griego, con su propia técnica. En un instante se despojó de la coraza del don de pintar y se mostró desnudo. Y lo hizo de un modo radical y extremo, como solo ese tipo de hombres es capaz. Abandonó para siempre la idea de representar el mundo, para crear uno nuevo, más sutil.

Todos podían pintar ese cuadro y al mismo tiempo ya nadie podría hacerlo jamás.

18 comentarios:

Estrella dijo...

Sé poco y nada de Mondriaan, por eso me ha gustado este post y las reflexiones sobre el arte.

¿Estás leyendo El Capital?

Una idea: me encantaría que alguna vez contaras cómo realizás esos dibujos, con qué materiales, de qué tamaño son, si dibujás todos los días... (sé que alguna vez te lo pregunté, pero no encuetro la respuesta).

La herida de Paris dijo...

Si estoy con Marx. Voy lento por que hago muchas lecturas cruzadas, la guia de Venecia me lleva mucho tiempo, y el laburo gracias a Dios levantó algo.
Prometido un post sobre los dibujos, aunque te adelanto que no hay mucho misterio.
Saludos

mary poppins dijo...

muy interesante este post. Sé poco de Mondriaan

Agregaria, Matisse y Piazzolla

La herida de Paris dijo...

Yo se poco de Matisse y nada de Piazzola, pero si vienen recomendados por vos, los sumo a la lista.
Saludos.

La condesa sangrienta dijo...

¿acaso es posible romper con la técnica si no se la conoce en extremo?
'A propósito de Mondriaan' me recordó el cap.IX de Rayuela, libro en el que Cortázar también demuele los cimientos de la literatura tradicional.
Un placer leerte, como siempre.
Beso

La herida de Paris dijo...

Claro que si Condesa.
Uno de mis hermanos me dijo el otro día, que había visto una exposición de Mondriaan en Paris y que había pensado: "cómo se puede arruinar así un buen pintor". Aclaro que para el la ópera terminó con Turandot, la pintura con Monet y el fútbol con Angel Clemente Rojas.
Saludos y releeré a Cortazar.

tin dijo...

excelente opi...piet tendría que estar bastante convencido de lo suyo para convertir una diagonal en un escandalo...

La herida de Paris dijo...

Todos los que amamos el fútbol sabemos de los efectos devastadores de una buena diagonal.
Para mi Piet era marcador de punta.
y Theo van Doesburg central. ¿Como no se iban a pelear?
Abrazo.

cacho de pan dijo...

me asombra cómo se preguntan los argentinos...o vos no lo sos?
el título de tu blog es precioso.

Angie Angelina dijo...

Como soy una total ignorante del futbol angel clemente rojas me sonó a revolucionario mexicano de 1912.
Un gusto leerte.
me gustó la 2da parte de la frase: el que sigue creando.

tin dijo...

Rústicos eran seguros, nunca un firulete

La herida de Paris dijo...

Cacho, soy argentino, y porteño para mas datos. No entendí bien si el "cómo" se preguntan, tiene una valoración positiva o no.
Por lo que vi sos de Barcelona, ciudad que no conozco, pero tengo muy presente en estos dias por que estamos planeando una escapada para allá con mi mujer, para octubre. Tu comentario lo tomaré como una señal entonces.
En cuanto al nombre, se refiere a una canción de Spinetta. El mérito mio, en caso de tenerlo, es haberlo elegido
Saludos y bienvenido.

La herida de Paris dijo...

Gracias Angie.
Angel Clemente Rojas, conocido popularmente cono "Rojitas" fue un exquisito centrodelantero de Boca de la década del 60. El ápodo con diminutivo lo salva de toda referencia revolucionaria, menos aún Mexicana.
Saludos

mary pops dijo...

Matisse vi una retrospectiva en el MOMA hace unos anios
Vivio una vida larga y productiva hasta el final

El empezo con la pintura de tipo impresionista, pero siguio, se lanzo al fauvismo, al cubismo y mucho mas.
Al final de sus dias hizo sus famosos collages e papel, casi abstraccion pura

Murio creo con 90 pero tenia 30 en el alma.

Otro dia te cuento de Astor, solo te anticipo que ha sido cnsidrado "el musico del S XX en Alemania y el segundo despues de Gerswin en Francia

La herida de Paris dijo...

Gracias Mary por desasnarnos.
Saludos.

magu dijo...

¡qué lindo blog ¡ es la primera vez que lo veo, hay muchas cosas y temas, en especial filo.
vi el de Estrella, también lindo, y el de otra gente de Pan Rayado.
BUENO, es para ver despacio.
Gracias
saludos
magù

magu dijo...

¿habrá salido lo que puse?
repito, hermoso blog
magú

La herida de Paris dijo...

Si magu, salió todo y se agradecen los elogios. Recorré tranquila.
Bienvenida.