viernes, 2 de abril de 2010

Visita a las siete iglesias 2010

Belgrano

Siguiendo la antigua tradición emprendemos la visita a los monumentos de este Viernes Santo. Nos acompañan nuestros dos hijos menores, los tres más grandes se fueron de misión. Son una especie de avanzada de la fe, nosotros nos quedamos en la retaguardia. El jueves a la noche trazamos el itinerario (Internet y Filcar). Tomamos nuestra hoja de ruta y la que contiene las oraciones que rezaremos en cada una de las iglesias y zarpamos con cámara en mano. Este año el destino elegido fue Belgrano.


1) Nuestra Señora de Luján ("La Castrense")



Conocida como “La Castrense” adolece de una ubicación poco feliz. Cabildo es una avenida sin carácter y todo lo que hay sobre ella se arruina. Es una lástima porque el románico de la fachada y del interior es de excelente factura, aunque de textura un poco lisa. Un insólito vitreaux en la entrada muestra a cuatro próceres, French, San Martín, Belgrano y Pueyrredón. Nunca vi tantos masones en una iglesia. Una reja bien cerrada nos impide entrar a la nave, será una cuestión de seguridad militar. Rezamos desde el atrio.


2) San Martín de Porres



Sin duda la modernidad ha tenido problemas a la hora de abordar el tema de las iglesias. En este caso la dificultad es por demás manifiesta. El exterior parece una estación transformadora de Segba y el interior no se queda atrás. El espacio de todos modos está conformado con mucha intencionalidad, pero ésta es boicoteada por los fríos materiales elegidos: venecita y azulejos. Una colorida imagen del santo flamea levemente colgada en lo alto de la nave. El Espíritu sopla donde quiere, pienso.


3) Señor del Milagro



Tenemos que preguntar a una señora que barre la vereda. Es allí mismo. Una vieja casa aloja a esta parroquia que parece esconderse tímida detrás de un zaguán. Adentro la casa persiste y la capilla se ubica entre el living y el comedor, dejando atrás una escalera de madera. Detrás del altar aparece un patio algo escuálido. Así deben haber sido las primerísimas iglesias acomodadas en una sala familiar. Un aspecto parecido imagino hubiera tenido el Cenáculo de quedar en la calle Moldes.


4) Inmaculada Concepción de María ("La Redonda")



La Redonda es un clásico del barrio. Su ubicación tiene el privilegio del dominio sobre la plaza y la prestancia que siempre otorga el círculo. La cúpula es un hit. De todos modos la centralidad del espacio es un problema insoluble, en la Florencia del “cinquecento” y en el Belgrano del “novecento”. El círculo perfecto obliga a una corrección que es difícil y en este caso la desprolijidad reinante no termina de ser convincente. Prefiero el simbolismo de la procesión y que Dios me espere al final del recorrido. No me gusta estar en el centro.


5) San Cayetano



Otra iglesia escondida detrás de un semblante de edificio público. El atrio elevado sobre la calle parece poco amable y domina sobre un caótico nudo de calles que se aprietan para pasar debajo del puente ferroviario. El interior es una planta rectangular dispuesta sobre su lado menor y cubierta en su totalidad por un altísimo cono de hormigón que simula una tienda. Me parece estar en Chernobyl. En el centro del espacio pende un moderno Cristo, desdibujado en la escasa luz de la tarde nublada. Estamos en presencia de una especie de barroco hardcore. “Son las tres en punto” me señala, preciso, Matías.


6) San Ambrosio



Sobre otra avenida híbrida nos encontramos con San Ambrosio, un santo a mí especialmente cercano. Un ladrilllo oscuro recubre un estilo tan incierto como poco feliz. Solamente me atrae la bella escultura del pequeño obispo que hace equilibrio en la cumbrera. El interior es también un espacio amplio pero sin gracia, con un friso de cerámicas marrones de una fealdad notable. Tranquiliza pensar que Dios está tan presente aquí como bajo las cruzadas bóvedas del Sant’ Ambrogio de Milán.


7) Santuario de Schoenstatt



Nuestra última visita es para el pequeño santuario de Schoenstatt en el corazón de Belgrano R. El barrio es realmente espléndido y me resulta como conocido en un sueño. Sin duda alguna vez debo haber andado por acá, pero no recuerdo cuándo ni con qué motivo. El santuario es una casa con jardín y una pequeña capilla de estilo bávaro al fondo. Rezamos nuestras oraciones en voz baja, pero una monja severa nos reprende con dureza: “¡Aquí se reza en silencio!”. No sé si Dios es argentino, pero seguro que no es alemán.

16 comentarios:

La condesa sangrienta dijo...

¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado.

Opi, para vos, María y los chicos, un beso grande y felices Pascuas de Resurrección.

La herida de Paris dijo...

Hay un cierte dejo de ironía en esa pregunta, y me alegra pensar que lo ángeles tengan buen humor.

Felices Pascuas para vos también.

Mary Poppins dijo...

me gusto el de Schoenstatt , parece una ermita

Me podes decir por qué recorren 7 Iglesias.
Mi familia lo hacia todos los anios y yo le preguntaba a mi mama y ellla no lo sabia , era tradicion
Sabes de donde viene?

Donde va la fe cuando desaparece, Opi?
cuando pienso en esto solo me queda un hilo sensible hacia Jesus y su mensaje y a la Iglesia que trabaja por los necesitados

Nada mas

La herida de Paris dijo...

Mary, tampoco se con precisión de donde viene, pero se que es muy antigua y coincide con el reancimiento del culto eucaríatico en la Edad Media.
El sentido es visitar a jesús que permanece fuera del sagrario, precisamente en el monumento que se arma con el fin de cosnservar las hostias consagradas.
Esto ocurre desde el del Jueves Santo hasta la misa de gloria del sábado a la noche y durante todo ese período no se consagra para simbolizar el tiempo que Jesus permanece muerto.
Es una devoción que me gusta y nosotros le agregamos cada año, un paseo por las iglesias de algún barrio de la ciudad. La religión no tien por que estar reñida con la cultura.

En cuanto a la Fe, tampoco tengo mucho para decirte, mas que es don de Dios, como la salud. Hay que agradecerla cuando se tiene y pedirla cuando flaquea. Cómo dice San Agustín en el inicio de sus Confesiones "que te busque, Señor".

Saludos

Magda dijo...

Que curiosa esa tradición, como dices parece una procesión, como las que son muy típicas en el sur de España.

Qué pena lo de rezar en silencio, qué falta de cortesía y además, ¿por que os tienen que reñir por rezar en voz alta? Es bonito ver un grupo, familia o lo que sea, rezando juntos.

Una vez, en un pueblo de la costa catalana, estuve en una celebración que se hizo al aire libre, se sacaron los bancos de la iglesia y allí estábamos, en medio de la naturaleza. Creo que es de las que más he disfrutado: sin lujos, sin ornamentos... Obviamente era verano.

Un abrazo!

La herida de Paris dijo...

Magda, lo bueno de Dios es que se lo puede encontrar en todos lados, al aire libre o en la mas oscura de las iglesias, en voz alta o en voz baja, con lujos o sin ellos. Basta querer encontrarse con El.
Saludos

angie angelina dijo...

Opi: Admiro tu Fe, yo la he perdido y reencontrado tantas veces...

La herida de Paris dijo...

Angie, tu comentario me hace acordar al final de la parábola del hijo pródigo: "Es justo que haya fiesta y alegría, porque tu hermano, estaba perdido y ha sido encontrado".
Lc. 15,32
Saludos.

Estrella dijo...

Tarde, pero llego a dejar mi comentario en este post, antes de que se me junte con el próximo.

Un placer acompañarlos en esta recorrida.

Como vos, siempre pensé que "Cabildo es una avenida sin carácter y todo lo que hay sobre ella se arruina". Es tan fea.

¡Me gustó lo del patio escuálido! Será porque me gustan los patios y, también, la palabra "escuálido". Me quedo, entonces, con la Iglesia del Señor del Milagro.

Como los demás, mi fe anda por ahí perdida. Tuve mi etapa de misas y rezos, y hasta estudié un año para ser catequista, mientras hacía la carrera de Servicio Social. Pero no pierdo la esperanza de volver a encontrar la fe, quizás, algún día. Mientras tanto, espero confiada.
Saludos a todos!

La herida de Paris dijo...

Estrella, gracias por acompañarnos en este paseo cristiano y urbano.
Saludos.

Anónimo dijo...

Por lo que encontré en internet es una tradición romana que inició Felipe Neri; es una forma de revivir las "idas y venidas" que le hicieron hacer a Jesús antes de su crucificción.
7 responde a lo siguiente:
1º.- El recorrido por Jesús desde el lugar de la Ultima Cena, hasta el Huerto de los Olivos;
2º.- Del huerto a la casa de Anás;
3º.- De ahí a la casa de Caifás;
4º.- El tránsito al pretorio de Pilato;
5º.- De Pilato a la casa del Rey Herodes;
6º.- Cuando es llevado por segunda vez ante Pilato y
7º.- El recorrido hacia el Calvario con la Cruz a cuestas.

Ya que estamos con religión y cultura, me tomo el atrevimiento de proponerles que visiten este link: http://www.vatican.va/various/cappelle/sistina_vr/index.html
Saludos y Feliz Pascua de Resurrección!
Pastor

La herida de Paris dijo...

Excelente aporte. No sabía lo de la referencia del número siete a los traslados del Señor la noche de la pasión. Mas bien yo pensaba en las muchas implicancias que dicho número tiene en la fe católica, empezando por los sacramentes. O también a las 7 basílicas de Roma (4 mayores + 3 menores).
En fin todo vale para dar gloria a Dios.
Excelente también el link del Vaticano. La visita virtual a la Sistina es realmente impresionante.
Abrazo

angie angelina dijo...

Herida:
Gracias por Lucas 15.
Saludos
Angie

Anónimo dijo...

Catorce!

P.Georgie dijo...

La locura de la vida urbana amenaza con dejar atrás la Pascua tan rápidamente! Y seguro que mi comentario será anacrónico.
Disfruté de la visita por las 7 Iglesias, como de los comentarios amables, respetuosos y profundos de unos y otros.
Para mí peregrinar es ponerme ne movimiento. Y moverse es des-instalarse. Así como lo hizo el Señor hasta el cansancio (vale no sólo recordarlo sentado junto al pozo de Sicar -Jn 4- sino que se encarnó, de un pesebre pasó a Egipto, de allí a Nazareth, luego a la vida públicam etc.etc.; así somos invitados nosotros a despegarnos ya que no somos sino peregrinos en estas tierras.
Quien mencionó los siete momentos de Jesús me hizo recordar que en Jn 18,28 - 19,40 hay dos series de 7 movimientos: primero marcados por la alternancia de las palabras "entró-salió": 18,29.33.38;19,1.4.9.13 (siete salidas y entradas).
En segundo lugar hay siete escenas con distintos personajes: 19,16: Romanos; v.19: Pilato; v.23: los soldados; v.28: Jesús (centro de todas las 7 escenas); v.31: los judíos; v.38: José de Arimatea; v.39ss: José de Arimatea y Nicodemo.

La Escritura es una maravilla evidentemente inspirada y de gran ayuda para encontrar ese GPS que nos guiará al regazo del Padre.

Saludos y que la alegría de la Pascua no se extinga!

La herida de Paris dijo...

Georgie que enorme gusto tenerte por acá. Muchas gracias por el aporte y por la guia a esa fuente inagotable que es la Escritura y de la que tanto mas me gustaría saber.
Romper la inercia y ponerse en movimiento es siempre dificil, al menos lo es para mi, pero en eso estamos.
Saludos.