sábado, 25 de julio de 2009

Actinidia deliciosa

Hasta que tuve unos, digamos, veinte años, pensé que el mundo de las frutas estaba clausurado a lo nuevo. Las fruteras no eran portadoras de sorpresas y obedecían dóciles al cambio de las estaciones. Manzanas y naranjas, y a veces alguna mandarina para pasar el invierno; uvas, duraznos y peras para refrescar el verano. La banana una constante que no conocía ocasos. Eso parecía ser todo.

Pero un día apareció la novedad e irrumpió con la insolencia propia de su naturaleza. Lo nuevo trae aparejado un ineludible efecto desestabilizador que se abate sobre la comodidad de lo conocido. Lo extraño no puede causar otra cosa que extrañeza. Como la aparición de los españoles de Cortés, con sus armaduras de chapa, que causaron un desconcierto fatal en los de confundidos súbditos de Moctezuma. La novedad enciende los temores más recónditos en los espíritus conservadores.

Su aspecto resultaba sospechoso, sobre todo por que aquello no parecía una fruta. Era más bien el torso de un pequeño pájaro descuartizado con esmero para que no quedaran rastros de extremidades pretéritas. Y de allí extrajo su nombre, kiwi, que es más un sobrenombre que imita el nombre de un ave exótica. Incluso hoy, que ya es un habitante familiar a la hora del postre, me parece percibir cuando lo agarro, un latido en la palma de mi mano incrédula, como un temblor que recuerda un ancestral pasado de pájaro.


Romper años de monotonía era un desafío complejo. Me imagino la desconfianza de las restantes habitantes de la frutera por este nuevo intruso peludo de color incierto. Créanlo o no, hay racismo entre las frutas. Sin embargo, las reticencias quedaron atrás el día que alguien lo liberó de su envoltorio velloso y para sorpresa de todos apareció ese verde que parece iluminado como si una fuente de luz estuviera en su interior. Quién sabe, el asombro pudo trocarse en la malsana envidia de una mandarina celosa. Una cosa está clara, tuvo que hacerse bien de abajo el kiwi.

Lo nuevo trae también aparejado dificultades técnicas, propias de todo aquello que no está domesticado con la cultura, que es hija del hábito. Todavía hoy el modo de comerlo no presenta una tendencia definida. Pelarlo es un problema, ya que su cáscara es sorprendentemente fina, más de lo que su aspereza podría sugerir, y la lubricación excesiva que produce su jugo dificulta la maniobra. Hay amplias posibilidades de resbalones entre los dedos, salpicaduras y el más temido bote a tierra. Yo aplico el sistema, que podríamos llamar “tipo palta”, de un violento corte ecuatorial, para luego proceder a la extracción de la pulpa a punta de cuchara. Es un método violento y poco elegante, pero efectivo. Lo aconsejo.

Su procedencia nos acerca a un país insulso que lleva la novedad en su nombre y que es conocido sobre todo por sus gigantescos y primitivos hombres de negro completo. Sin embargo, su origen real está, parece, a los pies del Himalaya, y esto fortalece su leyenda, ya que nunca es fácil crecer bajo la mirada de un gigante. Se lo llamó “yang-tao” que significa con extrema simpleza denotativa: uva china. Su nombre oficial, Actinidia deliciosa, le da la prestancia que siempre regala el latín. En él se encierra la promesa que trae lo nuevo, en cuanto somos capaces de vencer los temores que su llegada nos produce. La delicia que enuncia, pocas veces defrauda.

21 comentarios:

janfi dijo...

Soy un pésimo comedor de frutas.
Mi abuelo, que hoy tendría como 120 años, era un marino de los viejos, y siempre me decía que si no comía fruta me agarraría la "pelagra", la cual intuyo es mas conocida como "escorbuto", una enfermedad de los marinos que por sus largos días de navegación tenían deficit de las vitaminas que provee la fruta, en especial la "C".
Como sólo banana, seis veces por año manzana y una vez por año una mandarina, ese es mi trac record.
Por cierto nunca me animé con la actinidia deliciosa.
Saludos.

Estrella dijo...

Ataco al kiwi de la misma manera que vos, eso sí, la cuchara tiene que tener un poco de filo, no sirve cualquier cuchara.
Y sobre el color, es verdad. Es tan distintivo su verde, que en el mundo de la moda ya se habla del "verde kiwi", que no es lo mismo que el verde limón, el verde pistacho o el verde oliva.

Saludos a los dos!

magu dijo...

LA HERIDA, MARIA Y FAMILIA
Estrella y Janfi
cierto es que es precioso el color kiwi, pero en cuanto a gusto me resulta ácido (aunque sea nutritivo), me limito a las sandías de verano y a los melones miel que evocan mi infancia veraniega de quinta.
NO NUEVO CULINARIO
En nuestra luna de miel, (mucho tiempo ya) en San CLEMente, con FER siempre íbamos a LA OLA VERDE. éL se servía lo exótico, raro, y nuevo en postres frutales y ensaladas. Yo siempre lo mismo, ensalada rusa y mila de soja. A los siete días el resultado idem pa ambos: colitis

magu dijo...

LA HERIDA
Las papas cuando llegó Hernán dijeron....- ¡ Estamos fritas ¡

La herida de Paris dijo...

Janfi, no dudo que el kiwi es fundamental para combatir el flagelo del escorbuto. Animate.

Estrella, le relación entre alta costura y fruta, nunca la había pensado.

magu seguí intentando, ya vas a encontrar alguno dulce.

Saludos.

El Cochinillo exquisito. dijo...

Opi: Te recomiendo los Nisperos, tienen que comerse durante la siesta y tienen que ser necesariamente hurtados, con esa formula son inolvidables.
En su defecto probar con las moras, ya sean rojas negras o blancas.
El Kiwi es exquisito, pero vale mucho su cabeza.

Exquisitos saludos.-

magu dijo...

los quinotos tienen un antiestético nombre (ya que ESTRELLA hizo la mención de moda y estética) pero son bonitos en sus minúsculos árboles arbustos, y en dulce, ricos. Las tunas maso ¡pero andá a agarrarlas entre los pinches del cactus ¡
saludos

La herida de Paris dijo...

"Ya dejaste tu día
buscando las moras"

Spinetta, Umbral.

Justo ayer la escuché en la versión en vivo.

Qué bueno tenerte de vuelta por acá Cochinillo. Abrazo.

Isabel Romana dijo...

"Hay racismo entre las frutas"... un simpático ejemplo de las cosas que se permite la literatura. Lo importante es, en todo caso, tomarlo con deportividad ¿no crees? Saludos cordiales.

La herida de Paris dijo...

Isabel, bienvenida. La "deportividad" en mi caso tomala como un hecho y cuento que también en el tuyo.
No pienso mandar a juicio ante los organismos de DDHH a ninguna fruta, ni creo era tu intención era enjuiciar a los cristianos ante los tribunales de Roma.
Es sólo "literatura", eso quise apuntar.
Saludos y un gusto tenerte por acá.

Angie Angelina dijo...

Digresion:
Quiero hablar de la importancia de la arquitectura en un local de farmacitie.
Estaba buscando un acondicionador y shampoo shampoo shampoo.
Fui, recorri el local entero hasta que me di cuenta de que lo que me separaba del acondicionador era una columna pintada de blanco, que para mi era como una barrera.
Casi me voy sin comprar nada, pero al final traspasé la frontera y lo logré.

Pastor dijo...

Para Janfi que sólo come bananas le puedo decir que el kiwi y el plátano hacen una buena dupla, un especie de Latorre y Batistuta del ´91.
Saludos
Pastor

La herida de Paris dijo...

Pastor no se por qué, pero me parece que Latorre sería el kiwi y Batistuta la banana.

Saludos

magu dijo...

PARA LA HERIDA, MARIA, FAMILIA
JANFI, ESTRELLA, COCHINILLO, iSABEL, ANGIE, PASTOR


¡ Vivan las torres...vivan, vivan las altas torres ¡ (sobre todo las de chocolate...(chiste), y las casas de chocolate de Hansel y Gretel con toques de kiwi

para ustedes (viejita y archivada)

LA RIMA DE LAS VERDURAS

Comalas màs bien maduras
siempre limpias, las verduras
la virtud de la achicoria
¿es activar la memoria?
la piel jamàs se te arruga
con la hojita de lechuga
pasala frìa en la cara
su efecto es bueno y no para
aunque suene a un disparate
tonifica un buen tomate
y el pepino con la miel
tambièn lubrica la piel
la sandìa y el melòn
oxigenan al pulmón
deja a las mejillas bellas
un buen dulce de grosellas
toda tristeza se sana
con el pure de banana
mucho cura y no es camelo
en ayunas el pomelo
todo todo sana y cura
si se la mastica cruda
aunque me corazòn late
por un negro chocolate
solo como una frutilla
con helado de vainilla
me gusta la sopa inglesa
aunque mi panza me pesa
por las frutas compro
y a lo rico, bajo el hombro
magù para gabi

Kun dijo...

Opi, como queres que no piensen que sos un adicto al whisky si hasta lo tomas cuando comes fruta...

(por lo menos eso parece en el dibujo)

Un abrazo,

PEDRO

La herida de Paris dijo...

Kun, lo del dibujo me parece mas bien una cervecita, por la forma del vaso y por la cantidad mas que todo. Además cuando llega el postre, el whisky ya quedó muy atrás. En fin, andá sacando hielo que en culaquier momento paso a tomar uno con tu viejo.
Abrazo

magu dijo...

YA Está trayendo FERNANDO del video club...VICKY, CRISITNA Y BARCELONA (siempre la tenían alquilada)...uf¡ pero ya se pasó el post.
Luego les contamos que pensamos

SOBRE EL KIWI
dicen que es en su unidad equivalente a 40 naranjas en su valor nutritivo.
saludos
mañana le contamos

Gordo Cincuentón dijo...

Ta muy bien eso del color, la luminosidad, la textura... No tengo problemas con la novedad que viene a romper la monotonía. El fin de esa suerte de "numerus clausus" frutal. Lo que me indigna del Kiwi son esas hipócritas semillitas. Porque lo mas lindo de la fruta es comerla sin complejos. Y eso puede darse con frutas sin semilla de ningun tipo (la mencionada banana p. ej.),o con semilla grande (la cláisca mandarina), para mi reina total de la frutas, que nos permite el indolente escupitajo !!!
El Kiwi en cambio, tiene esas semillitas, aún más traicioneras que la uva, que se nos pueden quedar atrapadas en alguna cavidad, o bien suspendidas de la pera, al mejor estilo Lorenzo.- HORROR DE LOS HORRORES

La herida de Paris dijo...

No se por qué mientras escribía esto tuve siempre presente la imagen de una barroca frutera blanca de loza que había en Santa fé. Era traída a la mesa con un cierto aire solemne. Un tiempo pasado y decididamente "frutal" que podríamos describir con la sigla A.K. (antes del kiwi).
Abrazo

magu dijo...

A K....JAJA
si este fuera el blog de pan rayado
dirían que en vez de signifiacar
ANTES DEL KIWI, significa otra cosa, y ahi si que no la largan más, mejor dicho.......la alargarían hasta el infinito (como hicimos con VICKY CRISTINA BARCELONA, que me quedé con tantas ganas de ver más que alquilé VOLVER de Almodovar)

ODA AL KIWI

cítrico del Asia vienes
la C en cantidades tienes
si a las semillas le temes
de dulce come algo hecho
es bueno al bebé de pecho
darle jugos naturales
combaten a los radicales
de todo nos inmunizan
a la banana la pisan
y a la manzana la rayan
sacan jugo a la naranja
el limón lo abren de panza
y DON KIWI en su venganza
nos da semillas de más

Gordo cincuenton dijo...

si si. la frutera blanca. La tengo re presente. Aunque en realidad cualquier cosa que trajera Isabel a la mesa de Santa Fe, tenía cierto aire solemne. Y ni hablar de la ceremonia de la servida del café. La vieja en la cabecera norte y una súplica desoída para que no le pusiera tanta azucar... Que tiempos aquellos... (desde hace unos días, por varias charlas, he pensado en lo curioso y arbitrario de nuestra memoria. Porqué nos quedan recuerdos de cosas que en su momento parecían absolutamente nimias, ordinarias, comunes y silvestres...