lunes, 8 de octubre de 2007

La herida de Paris

("Los niños que escriben en el cielo", Luis Alberto Spinetta)

Lenta bruma cansada de dar al muelle
no veo paisajes más que este mar
que su viento devuelva la vida y la calma
que vea sus barcas volver de luz.

Tu sombra hiende la distancia
es cómo un pétalo de sal
y tu mirada me saca el aire
será la herida de Paris.

Piedra y ala de láser y de misterio
tu rayo me quita la soledad
que será de tu viejo navío blanco
sabrás devolvérmelo de luz?

Hoy que veo más sombras que nada
tu dulzor me haría reír
tu corazón desnuda fuego
será la herida de Paris.

Tu sombra hiende la distancia
es como un pétalo de sal
y tu corazón vence las ruinas
será la herida de Paris.



Vinilo
Hace como 25 años escuché por primera vez la herida de Paris, obviamente en un negro enorme disco de vinilo. Enseguida me golpeó la melodía que arranca con ese bajo castigado, e inmediatamente puse atención en la letra. Siempre fui un interesado en la hermenéutica spinettiana, pero confieso que esta vez me superaba. ¿Que tenía que ver "La ciudad luz", con las naves que golpeaban en los muelles? ¿Acaso no nos había enseñado el Pollo, que la capital de Francia no estaba sobre el mar? En fin esta vez el Flaco se había pasado con la "frula" y la verdad que no se encontraba la punta. ¡Qué carajo quería decir! Pero un día, como un ángel que llega desde otro mundo, alguien me dijo: -No boludo, la letra habla de Páris, no de París. El de la guerra de Troya. ¡Qué felicidad! Ahora todo tenía sentido. Las naves, la bruma, la flecha, la herida. ¡Este Flaco es un genio! Y además, culto. Ahora sí iba a poder enfrentar al viejo con la frente alta. -Ves que no son todos unos drogados que dicen cosas sin sentido! Además yo, en esa época, todavía pensaba que los buenos artistas debían ser además buenas personas. Confusiones juveniles entre arte y moral, ética y estética, lo bueno y lo bello, en definitiva. En esta óptica, era para mi muy tranquilizador que mi ídolo musical se pareciera más a un experto en mitología, que a un rockero drogón que balbuceaba frases sin sentido. Muchos años después me enteré que los verdaderos drogones eran los griegos. Esos eran: putos y drogones, pero cuando supe eso ya no me importaba la moral del Flaco.

Casette
Ya más tranquilo, muchos años más tarde, se me dio por asomarme al mundo de la mitología. Allí me encontré nuevamente con mi viejo amigo Paris. Ineludible mi referencia a Spinetta cada vez que aparecía en el relato de algún mito, o incluso cuando me animé a atacar la Ilíada. Esta vez la notas llegaban desde un cassette mal grabado, con el ineludible silbido silente de fondo. Allí comprendí mejor la canción y sobre todo sus primeras líneas, que son las que siempre uno recuerda. La lenta bruma, las naves, el muelle, el mar... Es la imponente armada griega anclada en las orillas de Troya. Es la impotencia ante una expedición que parecía ser un trámite y terminó siendo un infierno que duró más de diez años. La sensación de: ¿Para qué carajo nos metimos en esta? También entonces me encontré con sorpresas. Siempre había pensado que los griegos eran los buenos y los troyanos los malos. Reducciones propias de una cultura fuertemente influida por los "Sábados de Superacción". Pero no, cuál sería mi estupor al descubrir que Homero hinchaba ciertamente por los troyanos. Estos eran siempre los nobles guerreros, mientras la despareja coalición aquea, no era mas que una banda de forajidos. ¿Y Paris, segundo hijo de Príamo, cuyo deseo por Helena (que parece estaba fuertísima) había ocasionado la guerra? Extraño tipo. Dueño de todos los defectos, como esos jugadores que juegan en tu propio equipo, pero uno los odia. Una especie de Polillita da Silva, o Savoy. Porque, además, como sus paralelos futbolísticos elegidos con toda intención, Paris era pecho frío y cagón, rehuía el combate personal y tiraba flechitas desde lejos, pero con tanto culo que una de esas fue a parar justo al talón de Aquiles, el as de los contrarios. Increíble. Además no hay duda que tenía la mejor mina, que siempre se va con el más boludo como dice la sabia ley del embudo. En fin, durante esos años de fiebre mitológica me acompañaron siempre, retumbando en mi cabeza, las notas del Flaco. Acaso mi primer acercamiento a los misterios del Olimpo. Pasaporte de lujo.

CD
El sábado pasado me reencontré con la canción, gracias al nuevo formato CD pirata, que tan gentilmente me obsequiaste. Leía, pero fue imposible no levantar los ojos del libro, apenas surcó el aire el repiqueteo del bajo que deja lugar al agudo sonido de la viola. Mirar un punto fijo de la pared y repetir automáticamente las misteriosas palabras que me inquietaron hace 25 años. Allí estaban intactas, guardadas prolijamente en mi memoria, que abrió su caja para que salieran todas juntas sin titubeos. Maravilla de la mente que guarda lo que nosotros ignoramos que sabemos, y lo libera como un glándula ante un estímulo inesperado, como el bizcocho de Proust. Sin embargo -porque el arte, cuando es arte, siempre inquieta- una nueva sorpresa trajeron esas palabras. A pesar de la antaño tranquilizadora pista mitológica, no hay duda que la canción está lejos de contar la historia de Paris, más allá de lo que insinúan las primeras líneas. Superadas estas, no quedan rastros de aqueos y troyanos. Hay algo más, un sentido distinto más profundo. Incluso vuelven las sospechas alucinógenas que ya no me preocupan tanto como a los quince, visto que parece bastante seguro que, ya a esta altura, no me daré a las drogas. De todos modos hay un nuevo significado que surge, basado en el título de la canción. Sin duda en ella no se habla del sujeto Paris, si no de la "herida" de Paris. Evidentemente no se trata de un herida sufrida por Paris, si no de la mucho más famosa que él produjo en el desafortunado Aquiles. Se puede pensar entonces en la herida a lo Paris, como una herida tipológica. Heridas inesperadas que viene volando desde lejos, que nos golpean inesperadamente, a nosotros que, como Aquiles, nos sentimos tan seguros y nos olvidamos de ese maldito talón. Flechas lanzadas desde quién sabe donde y que darán en el blanco cuando menos lo esperemos, justo cuando más nos sintamos fuertes e invencibles como Aquiles, que se había cargado nada menos que a Héctor. Advertencia terrible del poeta que habla de la flecha que "hiende" el aire, que ya ha sido lanzada, que ya se dirige hacia nuestros desprevenidos talones. Cómo no ceder a la tentación de hacer un paralelo con la atribulada situación nacional que nos hiere a todos. ¿Acaso no nos sentíamos tan fuertes como Aquiles, en el primer mundo, imbuidos de revolución productiva y seguros del 1 a 1? Después del desastre surge inevitable la frase de la canción, que curiosamente se formula como pregunta ¿Será la herida de Paris? La que definitivamente nos tumbe y nos haga morder el polvo definitivamente. Esperemos que no. Seguro que no. Resucitaremos y viviremos hasta que nuevamente nos ataque el "virus" de Aquiles, y entonces ¡AY! volará la certera flecha que nos devolverá a la dolorosa realidad. Dentro de algunos años y en otra tecnología, seguramente escucharé con emoción la música y su críptica letra traerá novedades a mi atribulada conciencia. Quizás descubra allí que la canción habla en realidad del Rulo Paris, rústico volante nacido futbolísticamente en Estudiantes de La Plata. No importa en realidad lo que haya querido decir el autor, sino solamente lo que efectivamente dice para el que la escucha. El sentido es una caja abierta desde donde cada uno saca lo que quiere. En las buenas canciones, como las de Luis, la caja está muy llena.

23 comentarios:

María dijo...

Qué emoción, encontrarnos también en este espacio y ser también acá la primera.

Anónimo dijo...

opi..escuchaste la version con malosetti en el bajo??? una pinturita

La herida de Paris dijo...

Si la escuché alguna vez. Malosetti siempre suma calidad y calidez.
De todos modos la que escuché el viernes en la Trastienda no estuvo nada mal. Y mas allá de todo, es un tema que está tan entrañablemente unido a mi, que es dificil escucharlo sin que me provoque una emoción profunda.
Abrazo y buen año.

Gabriel Amigo dijo...

Estaba escuchando la cancion y tenia la compu a mano y busque "herida de paris spinetta significado" y aparecio esta entrada de tu blog. Muy bueno, Me gusto como esta contado el paso del tiempo y como va cambiando la vision que tenemos de todo lo que nos rodea.

A mi me pasa lo mismo, lo que entiendo de una cancion va cambiando con el tiempo. En este caso pase por varias etapas. Ahora creo que es un cancion de amor. Y la mujer lo hirio en la parte mas debil.

Un Saludo.

Gabriel Amigo.

La herida de Paris dijo...

Gracias Amigo, y felicitaciones en tu día. Hoy la Iglesia recuerda al Arcángel Gabriel, portador de la mejor de las noticias.
En cuanto a tus interpretación ¿por que no?, el amor siempre nos ataca en la parte mas vulnerable. Abrazo y bienvenido.

Cocodrilo dijo...

La verdad, me impactó encontrar un relato en el que me vea tan reflejado en la forma de percibir la música y los sentidos de la misma.

Hace un par de años escucho a Spinetta y he caido, tal vez en el pecado, de no poder disfrutar otra música tanto como la del Flaco.

Me encanta encontrarle los sentidos que me inspira en cada momento, encontrar la relación perfecta entre música y letra, según me lo dicta el momento. Lo únco que se repite siempre, es el disfrute con distintos matices.

Siempre entendí la música de esa manera... El sentido se lo da cada uno. Primero me llega la música, luego la letra, son pocos los que, como Spinetta, pueden hacer una combinación armoniosa y casi perfecta... Es cierto lo que decís, la caja del Flaco, está muy llena.

Anónimo dijo...

Hace unos meses que escucho al flaco, y de verdad que descubri un gran poeta del rock. En cuanto a la interpretacion de la letra, no es dificil darse cuenta que habla de la herida de París, el Troyano. Aparte porq habla de la "flecha".Al menos yo la interprete como el flechazo del amor, de una mina... un golpe inesperado como el que recibio Aquiles en su punto debil...

La verdad un grade el flaco y felicitaciones por el blog.

Rocko

La herida de Paris dijo...

Rocko, me da un poco de envidia alguien que escucha a Spinetta desde hace sólo unos meses, pensando en todo lo que tenés por delante para descubrir y disfrutar.
Gracias por las felicitaciones y bienvenido.

Anónimo dijo...

La musica buena nunca muere, siempre queda guardada en tu cabeza!!! Pero es verdad, nunca como la primera vez...

Rocko

Anónimo dijo...

Ya varias veces leí aquí sobre la Herida de Páris. El mismo texto, meses después. Muy bueno. Saludos!

Anónimo dijo...

Si! tranquilamente su puede afirmar: "la herida de paris" una de las mejores canciones del rock nacional, y por qué no del Rock.
Le quedan chicos los halagos, al músicopoeta y a la canción, porque la lenta bruma cansada de dar al muelle no se cansa de ser escuchada.

Pucheta dijo...

excelente "La herida..." !!! Brillante

Anónimo dijo...

Antes de ayer parti tocandola y la banda me comenzó a seguir, ninguno la conocia, seguro estoy de eso, como la banda es principalmente de cumbia-rumba-dub hay timbales y congas jjjajajjaja salio una version loquisima media cumbianchera. Me fui a casa en las nubes de la felicidad, googleo el texto al llegar y aparece significado jajajaja yo creo q si hay alguien googleando la Herida de paris sea para loq sea y se encuentra con significado no hay por dde perderse. Bueno, nada, brillante tu texto, gracias.

Luis Mari dijo...

Muy bueno el relato.
Creo que habla de la Herida de Paris, no la de Aquiles. Saqué esto de Wikipedia:
Paris.
Su primera historia de amor la vivió con la ninfa Enone, hija del dios-río Cebrén. Ella, que poseía el don de la profecía y la medicina, predijo que sería ella la única que podría salvarlo de una herida de muerte.
Busquen la entrada de Enone en wikipeda para más datos.
Spinetta en el libro Martropia dice que no recuerda qué quiso decir en esta canción, así que estamos como cuando vinimos de España, en bolas.
Los primeros 4 versos parece que es el mismo Paris que, herido, le pide al viento que se lleve la bruma y los barcos de los Aqueos (que se pierdan en el horizonte, donde sale el sol).
Para mí habla de las heridas de amor, de las que tenemos y que provocamos y hace un paralelismo entre la historia Paris-Enone con la historia de la canción.
La herida de Paris sería cuando alguien vuelve a pedir ayuda y perdón y la otra persona sigue enojada (Tu corazón desnuda fuego) y no afloja. Quizás al fin, cuando dice "tu corazón vence las ruinas", ahí sí que empezó a predonar un poco. En la versión en vivo en Exactas la frase final dice "tu corazón derriba el muro", algo parecido, vence el enojo y perdona.
También es una canción de adoración al sol, siempre presente en las letras de Spinetta. "Piedra y ala de láser y de misterio tu rayo me quita la soledad"
"Pétalo de sal" siempre me pareció una metáfora de una ola. Dice "tu sombra hiende la distancia", para mí está diciendo que ella está presente, a pesar de la distancia. La sombra (presencia) es como una ola, que atraviesa todo el mar (la distancia) hasta llegar a él.

La herida de Paris dijo...

Excelente tu reflexión a partir del eje Paris - Enone. Pienso que puede ser una canción reversible, tanto si Paris es el sujeto activo (que hiere a Aquiles) o el pasivo (es herido por Filoctetes) de la herida.
Abrazo.

Lucanazo dijo...

Que pedazo de misterio me sacaste de encima!! siempre pensando que hablaba de la torre eifel como una flecha en paris, y luego divagango en los versos del flaco divinamente inchoerentes!! Todo tiene mas sentido ahora... excelente relato por cierto, bien nuestro!
Saludos!

La herida de Paris dijo...

Lucanazo, igual la idea de asimilar la flecha de Paris a la torre Eiffel, no era mala.
Saludos.

Anónimo dijo...

Sos un genio y me hiciste cagar de risa muchas gracias saludos Iván

Constanza Monsalve González dijo...

La línea de tiempo desde el vinilo al cd es cómo vamos concluyendo ideas cada vez más depuradas, esenciales.. Me encantó tu descripción y me facina la canción, me toca hondo.. Un abrazo desde Chile.

Mauro rojo dijo...

Buenisimo che. Ayudó a comprender el tema, al menos en alguno de sus significados posibles que le podemos atribuir.

beatriz dijo...

Fascinante tu investigación.....hace dias me levanté con esa canción sonando en mi cabeza....si bien la escuché....hace muchísimo que no lo hacía y ahora al ver el significado es Maravilloso porque tiene que ver con mi momento actual.
Mágico el Flaco! Manda mensajes!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

La herida de Paris dijo...

Gracias Beatriz, espero que tu "momento actual" sea feliz.

Nico Luque dijo...

Excelente post chicos. Adoro a Spinetta pero la verdad es que uno a veces entiende el 10% de lo que quiso decir en su obra. Es tan amplia que muchas veces puede llevar años poder conocerla. Gracias por publicar esto.